La ley Sinde y la doble moral
diciembre 31, 2011

Lo de la ley Sinde es de una bisoñez e ignorancia informática supina.
En 2001, en algunas charlas que di cuando ya llevávamos 4 años intentando arrancar el VoD en cine.com, dijimos que los monopolios y la falta de servicios de descargas legales buenos, bonitos y baratos era el mayor de los problemas.
No podíamos conseguir películas, ya que algunos productores preferían tener sus películas en las estanterías que en internet. Recuerdo intentar ir a comprar el DVD de Torrente 1 y ¡estar descatalogado!, sin posibilidad de ser comprado legalmente y sin opción a que estuviera en servicios legales de descargas, como el que estábamos intentando montar; pero eso sí, estaba en todas parte pirata. Luego vino la exigencia del portal de Egeda, (que salió unos años después del nuestro), que al principio exigía por contrato a los que quisieran tener su película en su servicio de VoD tenerla en exclusiva con ellos, cuando nosotros animábamos a nuestros incipientes clientes a ponerla en el mayor número posible de sites legales de descarga. Les decía como un mantra: “Si está disponible de forma legal, entonces quéjate de la piratería, pero no antes”.

La situación ha cambiado algo 12 años después de que empezáramos nosotros. Los anchos de banda están ahora a precios de risa, igual que los almacenamientos y todo el mundo ya tiene ADSL. Los que dan ahora servicios de VoD han estudiado algo de informática y de internet y, en general, la situación es distinta, pero hoy, igual que cuando empecé con la informática en 1984, continúa la piratería. Entonces eran cintas de casette y diskettes de ordenador de 5.25″, ahora son descargas desde
internet, pero continúa existiendo y no se va a parar con esta ley.

En una entrevista que me hizo Carlos Francino en su programa de radio Hoy por hoy de la Cadena SER hace 6 ó 7 años, hablé de la doble moral de los que se quejan de la piratería: “no me robes mi película”, pero en su casa tienen todas las discografías descargadas/copiadas, sus hijos se bajan todo de los demás, ponen el chip en la consola para tener juegos piratas o en su trabajo usan el Windows, el Office, el movie magic, el Photoshop, el 3D Studio Max, el Maya, el Final Cut o el Nuke pirata; incluso han usado copias piratas él mismo o alguno de sus subcontratados, para hacer esa peli que le jode que le estén “robando”.
Yo actualizaría a 2011 este comentario que hice en la SER con “y se piratean las aplicaciones de iPhone instalando un jailbreak o un crack y no pagando ridículos 2€ por aplicaciones que hacen con esfuerzo informáticos y que les solucionan problemas”.
Los que tengan un iPhone, iPad y no quieran pagar por el trabajo de otros, que se compren un Android, se instalen Linux, GIMP y un compilador en su ordenador en lugar de Windows, Photoshop o un Visual piratas, y programen sus aplicaciones ellos mismos.

Para que la ley no fuera 100% ridícula (y pasara a serlo sólo en un 50%), obligaría a los denunciantes a pasar por una auditoría a fondo de los ordenadores de su empresa, de su informática portátil y hasta de la informática de su hogar. Sólo si pasaran con éxito esta auditoría, les permitiría proceder con la denuncia, ya que la ley está ahí, aunque repito que NO me parece nada bien esta ley sin sentido.

Los informáticos nos hemos estado jodiendo muchos más años que los productores con la piratería y hay que saber hacer un “get over it” a tiempo y adaptarse a las nuevas reglas de
juego.

Anuncios

La doble moral de la piratería: otro ilustre ejemplo más
octubre 18, 2009

Si algun@ de vostr@s ha escuchado alguna de mis intervenciones públicas en el pasado -podéis visitar mi web personal en el apartado “conferencias”, cuando impulsaba en exclusiva el portal cine.com, me habréis escuchado hablar de “la doble moral” en los temas de la piratería (me viene a la memoria el programa de radio de la SER de Febrero de 2006 sobre “la muerte de los videoclubs”, donde me entrevistó Carlos Francino o mi inervención en Santiago de Compostela para AGAPI).

Autores y productores que defienden a capa y espada (lógicamente) sus derechos de autor, pero que usan copias piratas de programas informáticos para crear esos contenidos, o si no ellos, algunas de las terceras empresas que contratan para crear esos contenidos usan programas piratas. De eso no se quejan, porque a ellos no les roban, pero cuando es su peli o su canción … ¡COMO FIERAS SE PONEN!
También algunos de estos creadores tendrán hijos digo yo, y algún ordenador en casa. La pregunta que les haría es: ¿aceptarían una auditoría a fondo en sus empresas y en su casa para comprobar que TODOS sus contenidos privados son legales y TODOS sus programas informáticos también?

Vuelvo a sacar este tema a la palestra por una noticia que ha sido publicada en el blog boingboing.net de mi colega Xeni Jardin, en el que se comenta que el Presidente Francés Nicolas Sarkozy, ha olvidado por un momento su cruzada contra la piratería y se ha convertido (supuestamente) en uno de ellos, al hacer 400 copias en DVD del documental de 52 minutos A visage découvert: Nicolas Sarkozy, del que su productor no ha enviado más que 50 copias.
Curiosamente, estas “actividades” no son nuevas, ya que esta pasada primavera, el dúo musical norteamericano MGMT recibió 30.000€ como compensación por la infracción del copyright por parte del partido político del Presidente Francés Nicolas Sarkozy, al usar una de sus canciones sin permiso en uno de los mitings del partido.

Un blogger denuncia la copia del perfil de la nueva ministra de cultura
abril 17, 2009

Según nota de hoy mismo de Europa Press, un blogger ha descubierto que el perfil de la nueva ministra de cultura Angeles González-Sinde que se ha publicado en la web de la Moncloa, está copiado de la Wikipedia.
La frase del blogger está llena de razón: “no deja de ser irónico que el perfil de la ‘Ministra del Copyright’ esté copiada de la Wikipedia, infringiendo además su licencia de publicación al no citar sus autores … ¿Se denunciará a sí misma la ministra?”.
Esto viene a colación de lo que he denunciado muchas veces: la doble moral de algunos de los que denuncian la piratería. Por un lado piden que la justicia actue contra los que piratean sus obras audiovisuales, pero ellos piratean software para crear sus contenidos en sus empresas o perjudican a empresas como en la que soy socio al hacer vídeos antipiratería manchando el buen nombre de nuestros servicios totalmente legales.
Eso sin tener en cuenta que están cobrando canon por móviles, discos duros, memorias USB, DVD’s y CD’s donde hacemos copias de seguridad de nuestras fotos, nuestros vídeos o nuestros datos, o donde simplemente tenemos nuestros documentos, fotos o vídeos creados por nosotros mismos. Sin ir más lejos, yo tengo 7 TeraBytes de espacio en mi workstation con los vídeos que produzco en Full HD yo mismo. Al no ser disco del sistema, ¡tuve que pagar canon!

Como un buen amigo dijo, en lugar de decir que quiten el canon, vamos a ponernos también nosotros a cobrar parte del canon, y que así dejen de forrarse los que tienen controlado el tinglado.
Fabricantes de software, empresas de informática, empresas de auditorías, abogados, médicos, fotógrafos, editores de vídeo, pintores, autónomos que hacen backups y guardan documentos en almacenamiento diverso, vayamos todos a cobrar también nuestra parte del canon.
De todo corazón espero que triunfe la propuesta legal de ASEITEC (Associació d’Empreses d’Informàtica i Tecnologies de la Comunicació), donde denuncian que esta asociación de empresas catalanas gasta 100 millones de Euros en este concepto (artículo de Carmen Jané en el Periódico de Catalunya de ayer).